sobre-img

Nuestra historia

 

Para el año 1955, un grupo de trabajadores de la industria de la ropa de este pueblo, agobiados por la situación económica prevaleciente en aquel entonces y en respuesta a soluciones económicas para la época como los altos intereses que le cobraban los usureros, se dieron a la tarea pro activa de orientarse y educarse para organizar una cooperativa de ahorro y crédito. Por ejemplo, eran tan altos los intereses que se cobraban, que en ocasiones un empleado tomaba $5.00 prestados y tenía que pagar $1.00 de interés semanal, lo que le obligaba a pagar $52.00 de interés en un año y al finalizar el año todavía debía los $5.00 original.  Esto como muestra de las pocas alternativas FINANCIERAS que solo perseguían el lucro egoísta a costa del bienestar de muchos.

 

En respuesta a tales situaciones buscaron la adecuada orientación y se organizaron como grupo  bajo los principios y fundamentos de los postulados del cooperativismo. Es así, y durante dos años de investigación y formación, y mediante la ayuda y asistencia de la supervisión de la Oficina del Inspector de Cooperativas de Puerto Rico, que para el año 1957 recibieron la acreditación como cooperativa reconocida bajo las leyes de Puerto Rico. Once personas fueron los pioneros y visionarios, quienes  tuvieron la visión de  desarrollar y forjar una empresa con postulados cooperativos para beneficio de nuestra comunidad, la cual hoy sirve más allá de los límites de nuestra gran ciudad: la Cooperativa de Ahorro y Crédito del Valenciano; Valencoop.

 

Para aquellos años, a manera de tener una perspectiva histórica de la actividad económica en los años de su fundación, originalmente se exigía que el socio guardara por lo menos $15.00 en acciones en el año, los cuales podían pagar a base de $1.25 mensual ó .32 centavos semanales.  Para el año 1957, se estableció como único servicio de la Cooperativa, el que se podría aceptar acciones y prestar hasta $15.00 en préstamos personales. El primer estado financiero de la Cooperativa reflejó un sobrante neto de $9.81. Para esa fecha, el patrimonio de la Cooperativa ascendía a $2,459.91.

 

Como es natural, con esos fondos la cooperativa no podía pagar un local, por lo tanto, sus oficinas eran en casa de la tesorera y se reunían en distintos hogares y centros de la comunidad  para celebrar reuniones. El compromiso de los socios era tal, que las personas realizaban sus pagos en la casa de la tesorera.  Esto a su vez demuestra el compromiso y la entrega para bien del servicio a los demás de nuestros primeros fundadores, valores que entendemos  aún permanecen y son faro y guía para nuestras ejecuciones hacia la atención hacia al socio.

 

A manera de entender el sentido de servicio para llevar a cabo las actividades de la Cooperativa y demás transacciones económicas, toda actividad se realizaba sin remuneración alguna a las personas.  No había empleados remunerados, sino que entre todos se servían de unos a otros y semejante a la iglesia primitiva cristiana, según sus posibilidades y capacidades individuales dedicando de su tiempo y en total entrega de manera voluntaria.

 

Era una actividad de contra corriente a la explotación del hombre y respuesta a los que solo persiguen su interés individual. A su vez, era inminente por un sector de la sociedad, que buscaba abortar esta actividad de bien socio económico de nuestra economía local. Por ejemplo, nuestro primer libro de contabilidad fue precisamente dos tapas de “binder” encontradas en un cesto de basura de uno de los comerciantes mayoristas de nuestra gran ciudad de hoy en día.

 

Fundamentado en  la visión, surge en consecuencia la perseverancia; y  luego de varios años podemos apreciar que para el año 1962 se abre la primera oficina con solo un empleado, el cual  trabajaba a tiempo parcial, tres horas, lunes y martes y el sábado medio día. Se luchó con un sinnúmero de vicisitudes y problemas, pero al fin aquella cooperativa que nació, así como nace un manantial que rompe su fuente de la tierra fecunda, para dar fruto.

 

Hoy en día, nuestra Cooperativa tiene aproximadamente 35 empleados, cuenta con 82.2 millones de activos y una matrícula que totaliza unos 12,000 entre socios y depositantes.

 

Valencoop les ofrece un servicio de excelencia y a la vanguardia, con una extensa gama de productos y servicios financieros que se ajustan a tu necesidad y una tecnología que te brinda comodidad y seguridad.

 

Estamos comprometidos con nuestra misión de ser propulsores del desarrollo socio-económico de las comunidades a las que servimos por medio de servicios financieros orientados por los principios cooperativos.

 

Hoy nuestra Cooperativa, es una excelente alternativa para ti.

¡Valencoop, camino a la celebración de nuestro 60 aniversario!

¿Qué nos mueve?

Misión

Ser propulsores del desarrollo socio-económico de los residentes de Juncos y municipios circundantes por medio de servicios financieros, orientados por los principios cooperativos.

 

Visión

Fortalecer el cooperativismo y posicionar a la Cooperativa de Ahorro y Crédito del Valenciano, Valencoop, como una alternativa real para mejorar la calidad de vida de los residentes de Juncos y municipios circundantes.

¡En todo momento,

seguro que sí!

Llama y oriéntate

787-734-5291